Prepararse para lo inesperado

Mark Dyson, de Mobile Water Services de Veolia, considera cómo la seguridad empresarial puede estar en riesgo si falla el tratamiento del agua

El Informe Global de Riesgos del Foro Económico Mundial destaca la escasez de agua como un riesgo importante para las empresas manufactureras. El agua es un componente vital en muchos procesos de fabricación y su demanda aumenta a medida que crecen la población y la industria. Entonces, ¿qué pasaría con su negocio si su sistema de agua fallara? Tendrá un Plan de Continuidad del Negocio de acuerdo con la norma ISO 22031, la norma más reciente reconocida a nivel mundial que lo ayudará a planificar un “negocio como siempre” en circunstancias imprevistas. Pero, ¿qué dice sobre el agua?

Imagínese que es domingo por la mañana. La planta de tratamiento de agua se ha reducido y se enfrenta a la pérdida de producción, lo que significa que está perdiendo dinero. Tiene cuatro horas para obtener 30 m3/h de agua desionizada en el área de fabricación o en las calderas. Las restricciones financieras significan que no hay capacidad de reserva en la planta de tratamiento de agua, por lo que cuando ocurre un problema (químico o mecánico), la producción está en riesgo.

¿Qué se puede hacer?

Fue para hacer frente a emergencias como esta por lo que Veolia Water Technologies (Veolia) desarrolló su ‘Plan de seguridad del agua tratada’ ReAct. ReAct ofrece al cliente una valoración gratuita de sus requisitos de tratamiento de agua, identifica riesgos potenciales y prepara un plan de respuesta para minimizar las perturbaciones que se produzcan en el suministro de agua. Las empresas que se registran en este plan reciben una auditoría de continuidad plena de las actividades, que acelera el proceso en caso de emergencia, proporciona tranquilidad y evita elevados costes de inactividad. El Plan de seguridad puede implicar la movilización de una planta de tratamiento móvil de Veolia, pero probablemente también incluya cambios en los procedimientos del sitio, una mayor cobertura del servicio, almacenamiento de repuestos estratégicos, revisiones de seguridad, etc. También identificará las acciones preparatorias que deberá emprender para permitir la implementación de la estrategia de emergencia. Las piezas de repuesto pueden enviarse y la planta móvil puede movilizarse en cuestión de horas, pero aún pueden surgir problemas por motivos relativamente menores, como el tipo incorrecto de conexión, la aprobación de la declaración de método o la falta de una fuente de alimentación local. Si el equipo de ReAct tiene todos los detalles del sitio, el equipo o los repuestos correctos se pueden enviar por primera vez y se pueden instalar utilizando una declaración de método previamente acordada.

El Energy Recovery Facility (ERF) con sede en East Sussex, Reino Unido, es un ejemplo del tipo de cliente ReAct de Veolia. El ERF gestiona 210 000 toneladas por año de desechos sólidos municipales residuales y residuos de limpieza de calles del área municipal, que se incineran para alimentar dos calderas de tubo de agua de 50 bar para generar vapor que impulsa turbinas que generan 19 MW de electricidad, la mayoría de los cuales se exporta a la red. El proceso reduce significativamente el volumen de residuos desechados al vertedero y también permite que algunos de sus residuos sean recuperados o reciclados para su reutilización.

Las calderas de alta presión necesitan hasta 4,5 m3/h de agua de gran pureza. El agua desmineralizada es producida in situ por una planta de intercambio iónico suministrada por el contratista de la construcción. Un fallo del sistema de control significó que la planta no pudo cumplir con la cantidad y calidad de salida normales, poniendo en riesgo la capacidad de generación de energía. Llevaría dos días solucionar el problema y el almacenamiento de agua desmineralizada se estaba agotando. Una llamada al equipo de ReAct tuvo como resultado una planta móvil en las instalaciones en unas pocas horas y el equipo sabía exactamente dónde instalar y conectar dos unidades de intercambio iónico MOFI ™ plug & play con montaje en remolque. Las unidades de intercambio iónico en el remolque se regeneran fuera del sitio, por lo que no hubo requisitos para la eliminación de productos químicos ni de aguas residuales. El Director de Instalaciones estaba satisfecho con la respuesta:

“La planta temporal nos ayudó a salir de una situación que no podía evitarse. Pudimos continuar funcionando a plena capacidad mientras se implementaban las modificaciones en el sistema de control, lo que permitió que la planta in situ volviera a operar normalmente.

Para preparar su Plan de continuidad de negocio consulte esta página.